Bloggermania

Críticas de Cine

Vie01202017

Last updateVie, 20 Ene 2017 1am

Gordo Mentiroso

Big Fat Liar

Jasón Shepher (Frankie Muñiz) es un crío 14 años, inteligente y despierto pero muy vago y con una increíble capacidad para inventar mentiras. Suele mentir para salir de apuros, y también para meterse en líos. La última vez que le pillaron tuvo que escribir un extenso relato sobre un Gordo mentiroso. De camino al instituto para entregar el trabajo le atropelló el vehículo de un productor de Hollywood llamado Marty Wolf, y su redacción se quedó en el inmenso cochazo. Por supuesto nadie se creyó la historia del atropello y del productor de cine y el muchacho fue suspendido. Cuando rumiaba su mala suerte vio anunciada la próxima superproducción del señor Wolf, una película llamada Gordo mentiroso. Sin dudarlo un segundo Frankie se pone en marcha, rumbo a Hollywood, para recuperar su redacción y su honor perdido. Cuenta, afortunadamente, con la ayuda de su compañera Kayle, una joven de su clase que cree en su inocencia.

Leer más: Gordo Mentiroso

¡Goool!

Goal. The Movie

Santiago Munez es un niño mexicano que cruza la frontera ilegalmente con su familia, en busca de una vida mejor en Estados Unidos. Consigo lleva un balón y una foto del mundial de fútbol. Pasa el tiempo, y Santiago ha crecido en Los Ángeles. Aunque sueña con convertirse en estrella del fútbol algún día, su padre piensa que no tiene ninguna oportunidad y prefiere que se centre en los humildes trabajos que debe desempeñar para salir adelante. Mientras juega con un equipo local, se fija en él Glen Foy, futbolista retirado británico del Newcastle, que le augura un prometedor futuro como profesional. Y promete conseguirle una prueba con su antiguo club. Sin que su padre se entere, la abuela de Santiago le compra un billete para ir a Newcastle.

Leer más: ¡Goool!

Goofy e hijo

A Goofy Movie

Goofy y su hijo adolescente sufren una profunda crisis generacional después de que el enamoradizo y tímido chaval demuestre en su instituto que es un consumado imitador del cantante rock de moda. Goofy intentará arreglar la situación haciendo con su hijo un largo viaje veraniego por todo Estados Unidos.

Esta vez, la Walt Disney se ha equivocado. Ha intentado modernizar estética, y sobre todo argumentalmente, su estilo; y lo que le ha salido es un film musical mediocre y televisivo, que intenta ganarse al público juvenil haciendo ridículas concesiones a un género de vida superficial y consumista. Para que el conjunto quede políticamente correcto, se defienden ciertos valores como la amistad o la solidaridad, y al final se arregla —por la vía lacrimógena— el enfrentamiento padre-hijo; pero ni por ésas alcanza el argumento una mínima entidad dramática.

Leer más: Goofy e hijo

Gohatto

Taboo

El director de ¡Feliz Navidad, Mr. Lawrence! retoma uno de los temas de aquella película (la atracción entre guerreros) en un ambiente samurai. El guión adapta dos novelas cortas del escritor nipón Ryotaro Shiba. La acción transcurre en 1865. Se trata de una época decadente, cuando el shogunato agonizaba, Japón se abría a occidente y los samuráis habían dejado de ser lo que fueron. Esta película presenta a los últimos clanes obligados a reclutar a sus guerreros entre gente de baja extracción social, y entrenando a sus samuráis en un ambiente cerrado hasta lograr que sean tropas de elite. La acción comienza con el examen —un combate— de nuevos reclutas. Dos de los candidatos superan la prueba. Uno de ellos, Sozaburo Kano (Ryuhey Mastsuda) es un excelente espadachín y a la vez un joven de singular belleza. Su presencia en el templo/cuartel inquieta a muchos de sus compañeros, uno de ellos le pedirá que sea su amante. Esa influencia no pasa inadvertida ante los mandos y tendrá graves consecuencias.

Leer más: Gohatto

Gato negro, gato blanco

Chat Noir, Chat Blanc

En las películas de Kusturica, llama la atención la fuerte presencia de animales. Aquí aparecen incluso en el título; efectivamente, el gato negro y el gato blanco salen una y otra vez a escena; pero ese nombre tiene también un sentido figurado: los pícaros Matko y Dadan –vestidos, en una fiesta, el uno de traje negro, el otro de traje blanco– están continuamente jugando al ratón y al gato.

Leer más: Gato negro, gato blanco

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información