Bloggermania

Críticas de Cine

Mié12132017

Last updateMar, 12 Dic 2017 1am

La cautiva

La captive

Producida por el conocido Paulo Branco, La cautiva es una adaptación libre de un texto de Marcel Proust, dirigida por la directora belga Chantal Akerman, de la que seguramente recordaremos Un romance en nueva York. Se trata de una historia turbia y psicologista, en la que Ariane vive con su novio Simon una relación de absoluta sumisión. Simon quiere controlar todos los aspectos de la vida física y psicológica de Ariane, deprimiéndose al comprobar que no es capaz de conseguirlo. Aunque los actores Stanislas Merhar y Silvie Testud dan carne a estos personajes torturados con una brillante interpretación, La cautiva es un film difícil, autocomplaciente, y de una sordidez excesiva, que va más allá de lo que requiere la historia. Describe la imposibilidad de reducir al otro a una prolongación de la propia persona, y eso, en sí verdadero e interesante, está descrito de una forma muy intelectualizada y abstracta. La película es minuciosa pero aburrida, incómoda por las situaciones y contagiosa en su desencanto. El trabajo fotográfico crepuscular de Sabine Lancelin es magnífico, así como la dirección artística. En conjunto se trata de un film muy minoritario y poco agradecido. J.O.

Leer más: La cautiva

Liam

Liam

La película narra unos meses de la vida de Liam y de su familia en plena crisis económica en Liverpool. Él es un niño católico que se prepara para hacer la primera comunión. Su padre es un orgulloso obrero que, nada más iniciarse la película, queda en paro. Su hermana Teresa estudia y, para ayudar en casa, trabaja para una familia judía. Además de los problemas económicos domésticos, Liam sufre en su conciencia a causa del rigor con que los sacerdotes le preparan para la Comunión.

Leer más: Liam

La chica de mis sueños

Just Looking

Año 1955 en el Bronx. Lenny es judío, tiene casi 14 años y vive un intenso drama personal: su padre falleció recientemente y su madre no ha tardado casi nada en volverse a casar, en esta ocasión con el grueso carnicero del barrio. Además, Lenny acaba de entrar en la pubertad y está obsesionado con el sexo. Para las vacaciones se ha propuesto ver, a escondidas, un acto de amor. La chica de mis sueños cuenta, en clave de humor nostálgico —por la preciosa reconstrucción de los años cincuenta—, los esfuerzos de Lenny y sus amigos (un chico y dos chicas de su edad) por informarse de las cosas del sexo. En esa aventura participará, sin saberlo, Hedy, una despampanante enfermera que fue modelo de anuncios de sujetadores.

Leer más: La chica de mis sueños

Las cosas que nunca mueren

Blue Sky

Esta película fue la última que dirigió el veterano cineasta británico Tony Richardson (Tom Jones) antes de morir, en 1991. Problemas financieros de su productora han hecho que haya tardado más de tres años en estrenarse. Por su trabajo en este film, Jessica Lange ganó el Globo de Oro y el Oscar 1994 a la mejor actriz principal.

La actriz norteamericana da vida a Carly, una mujer de carácter frívolo e inestable, que vive obsesionada con el glamour del Hollywood de los años 60. Consigue sobrevivir gracias a los amorosos cuidados de su paciente marido, Hank (Tommy Lee Jones), un honesto militar que trabaja como ingeniero nuclear en pruebas secretas con armamento atómico. Tienen dos hijas adolescentes, que sufren el permanente y peligroso ensueño de su madre. La situación llega al extremo cuando, mientras su marido está de maniobras, Carly sucumbe a la seducción del coronel de la base donde viven. A su vuelta, Hank tendrá que soportar el escándalo que esto produce, mientras se enfrenta a un díficil dilema moral a causa de un trágico accidente nuclear del que ha sido testigo.

Leer más: Las cosas que nunca mueren

Looking for Richard (En busca de Ricardo III)

Looking for Richard

Rey de Inglaterra a finales del siglo XV, durante dos años, el breve reinado de Ricardo III se caracteriza por el odio y la crueldad asesina hasta sobre su misma familia. Shakespeare compuso una obra a base de separados cuadros de distintos momentos de esa historia; cada uno en sí mismo tiene una simple efectividad dramática, pero no hilo de continuidad, ni en los hechos mismos ni, menos, en el desarrollo de los caracteres. Estos vacíos han sido siempre caballo de batalla para estudiosos; directores, en su empeño de dar coherencia a la narración; actores, en su deseo de dar verosimilitud al personaje.

Leer más: Looking for Richard (En busca de Ricardo III)

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información